martes, 14 de enero de 2014

Los machetes de El Páramo

   Los servicios macheteriles en El Páramo son llevados a cabo por un Collins & Co., un clásico con historia aunque en su versión colombiana. Por su medida, peso y contundencia, es mi amigo inseparable a la hora de encarar las acacias atestadas de espinas y el cañaveral (atacado desde afuera), pero su manejo se complica cuando el espacio entre ramadas muy tupidas es reducido. Ni hablar de portarlo!!!



   Para salvar al Collins de una amputación criminal, pensé en conseguir algo más corto para portar en la mochila, pero en una incursión a la ferretería me topé con un Corneta (C. Weyersberg) colombo-germano de 20", apenas 2" más chico que el Collins, que ahora hace el trabajo standard en casa pues es más liviano que el Collins, no sólo por ser más corto sino por el estrechamiento del espesor hacia la punta.



   En la línea de los cortos terminé pariendo a Machoto, machete-choto corto casero de 14" nacido de una planchuela acerada de 3 mm de espesor encontrada a un margen de la autopista. Corta y hacha de lo lindo aunque requiere más mantenimiento que los de chapa y su peso es de considerar para sumarlo al equipo. Es más bien un engendro destinado a un film postapocalíptico.


   El último en llegar fue un Imacasa salvadoreño de 16" que se encariñó con la mochila de campaña.





ALGUNAS CONSIDERACIONES

   Los machetes sirven para abrirnos camino en la maleza, cortar ramas, trepadoras y rastreras, y aunque he hachado algún árbol con ellos, no es su función principal. 
   Siempre debe estar afilado. Lograr su primer asentado suele ser costoso (muchos vienen preafilados en la zona de corte principal) y dependerá de la calidad de nuestro machete el tener que andar con la piedra encima. La versiones más conocidas en nuestra América latina son de chapa de acero templado y revenido, flexibles pero no inmortales. No deben afilarse con herramientas eléctricas a fin de preservar el templado de su filo. En el mercado se consiguen limas planas o triangulares y piedras para tal fin (yo prefiero de estas últimas las ovaladas que se utilizan para afilar guadañas). 



   En cuanto a sus valores, no se dejen llevar por lo que piden en las tiendas de internet. Allí, algunos inescrupulosos ofrecen machetes Corneta colombianos desde $ 300 cuando en cualquier ferretería de barrio se consiguen en torno a los $ 100. Estos son los promedios obtenidos en un relevamiento de las principales marcas de 20" que hallé por mi zona en la fecha de este post:

Cirirí (Incolma): $ 65
Bellota colombiano: $ 60 (120 en Easy!!!!)
Collins & Co. - Nicholson colombiano: $ 80
Imacasa salvadoreño: $ 80
Corneta (Incolma): $ 85
Gherardi (lo mejorcito de lo nacional): $ 80-90
Biassoni nacional: $ 80-85
Tramontina brasileño: $ 70-85
Versa (chinoargentino???): $ 50-60
Chayto nacional: $ 55-60

DESAFIO CORNETA

   Como a mi llegada a El Páramo, cuando una guadaña Tramontina y mi Collins me legaron decenas de ampollas, decidí testear el Corneta desmalezando al ras del suelo un matorral que hacía imposible el uso de mi pequeña motoguagaña. 


   El resultado es que logré un segado limpio y contundente y una retención del filo impresionante. Aún me resta un desmonte pero deberé esperar al invierno para esta obligación.  .  

2 comentarios:

  1. le diste duro al machete por lo visto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tal cual. Aunque no estoy muy ducho con el entrenamiento tuve que hacerlo ya que las máquinas estaban en terapia intensiva.
      Muchas gracias Comandante por tu visita.
      Saludos

      Eliminar