jueves, 18 de julio de 2013

Vecinos subterráneos. Oryctes nasicornis

   Estas adorables larvitas, que asoman por debajo de cada tronco yaciente en El Páramo, se convertirán hacia el período estival -si es que ya han transcurrido los tres años que les lleva dicho período- en preciosos escarabajos rinoceronte. Dejarán el terreno acribillado con sus conductos y recrearán batallas al mejor estilo Star Wars en torno a las luminarias de la calle. Alguno que otro quedará prendido del moflete de alguno de mis canes que ya están tramando una alianza con las lechuzas de los alrededores para aniquilarlos de una vez. 



       No tengo muchas esperanzas de deshacerme de estos molestos escarabajos, así que ya estoy pensando en hacerme el Bear Grill y ver que tan bien saben, al menos a la vinagreta!!

2 comentarios:

  1. Bueno, te puedo decir por experiencia propia documentada en el vídeo de mi blog,que no saben nada mal. Un poco de asquete da el barrito merdoso de su interior, pero no es de gusto desagradable. Eso si, quítale la cabeza antes de degustar esas izocas que son buena carnada para pesca y un aporte proteico interesante en períodos de escasez.
    Sobrevivir a veces se trata de atrapar y comerse a los pequeños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que tragar sin andar saboreandolo jaja. O mejor meterlo en la petaca y dejarlos unos días. Ya me estoy haciendo el menú survivalera en casa: Cuises con guarnición larvada.

      Eliminar