viernes, 19 de abril de 2013

El Fortøye (Viking knife)

   Si le han visto un aire conocido a esta hoja han dado en la tecla. Se trata del inconcluso proyecto Walden I, que partió de una antigua lima Vickers británica y que jamás le dí la terminación que merecía. La calidad del acero es espectacular, proviene de una fábrica que se dedicaba principalmente a la construcción de armamento pesado en tiempos de las guerras mundiales. No creo que la lima sea tan añeja pero les aseguro que desprendía una lluvia descomunal de chispas carbonoides. 

   Como andaba estorbando en el placard, y como tenía pendiente hacerme un cuchillo vikingoso, lo sometí a una de esas metamorfosis que me gustan y esperé un amigable día de otoño como el de hoy para encender la fragua y ver que salía. 

   La pieza se encontraba así, por lo que debía modificar en función de dicho diseño. 


   Luego de destemplar la hoja le realicé un corte central y la mandé a la fragua para moldear el arco palmar (sí, el de abajo); le agregué el detalle del rulito, vuelta a la fragua para llevar el filo a la temperatura crítica y temple en aceite / enfriamiento en arena. Para que mantenga su rústica estampa le di unas lijadas con granos medios a fin de limpiar los restos de aceite pero nada de pulcritud y luego del gutural grito frankensteiniano ¡¡Está vivoooo!!! salió el Fortøye (Páramo para los amigos, pero en noruego. En danés y en sueco era  muy  chotofonético).






   Conservando su lomo de 8 mm y su hoja original, ahora el Fortøye también viste a la moda. Me quedó pendiente templar el mencionado arco palmar a fin de invertirlo y usarlo como eslabón. Era la intención inicial pero temía hacerlo muy frágil así que lo evaluaré en otro momento. 

   Espero que les haya agradado la idea. Gracias por su tiempo. Saludos desde El Páramo. 

4 comentarios:

  1. Sos un verdadero artista!!!! A ese no lo golpeo con una piedra para sacar chispas ni loco!!!! Te felicito loco!!! Realmente me ganaste de mano con mi tarea pendiente. Te quedó PRECIOSO. Cómo me hubiese gustado estar cebando unos mates durante el proceso. Quiero verlo en vivo!!!!
    No le temples el arco que total ya sabés mil muchas maneras de hacer fuego y te hiciste lindos eslabones para golpear piedras. Dejalo así que está endemoniadamente bueno y los delanteros o eslabones de acero, ya experimentamos los dos que de tan duros para que larguen chispas son muy frágiles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tenés razón. Pa' fuego tenemos otros chirimbolos. Gracias y ya te dije, a juntarse y a sacar otro.

      Eliminar
  2. Uhhh que bueno! me ganaste de mano con este, esta entre mi top5 de pendientes, te quedo muy bueno ekeko!

    ...yo no le templaria el mango, se te va a quebrar al primer esfuerzo al que sometas la pieza, creo que en lugar de eso, vería como diseñar una vaina que deje expuesto el lomo de la hoja para usarlo como eslabón, me explico?

    Saludos capo.

    Daniel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Pero ustedes me han ganado de mano mil veces!!! Yo corría con ventaja porque ya contaba con la base.

      Me han convencido, no lo voy a templar no por estética sino porque temo que se parta.

      Sí entiendo tu sugerencia pero tendría que buscar algún modelo por ahí, aunque llevando eslabón aparte...

      Nuevamente gracias por pasarte. Un abrazo.

      Eliminar