viernes, 26 de abril de 2013

Cortaplumas de ayer y de hoy

   Hoy le dedico una entrada a mi pequeña "colección" de cortaplumas que, seguramente y aunque me resista, seguirá incorporando ejemplares en función de las oportunidades que se presenten. Es una pieza a mi criterio fundamental para las faenas cotidianas más allá del tenor de nuestras ocupaciones. Quienes las portan habrán constatado como yo que las hojas de corte, limas, sierras, tijeras, punzones, abrelatas, destapador, descorchador, etc. son accesorios vitales para el quehacer diario (salvo el sacacorchos, mayormente castigado el fin de semana). 

   En cuanto a los de mi propiedad, ya de purrete comencé a portar uno de cuatro funciones oriundo de China que yacía entre los chirimbolos de mi abuela materna. A pesar de los intentos, nunca pude determinar la marca pero se los veía pulular entre las chucherías postmaoistas de los años 70 y 80. A pesar del fervor  importador de los noventa, sólo incorporé una más pequeña de tres hojas de acero berreta, ya que estas convivían con la navaja que me acompañaba. 


   Y con ellas continué hasta que llegaron a mí haber las heredadas de la familia. Se agregó una pequeña japonesa de dos hojas propiedad de mi abuelo paterno y la MANN & FEDERLEIN (Solingen) de mi bisabuelo. 



   Muy tardíamente comenzaron a aparecer las nuevas pocket; tal fue el caso de una F. W. JORDAN (Solingen) incompleta a la que vestí con unas cachas de aluminio. La misma trae las funciones básicas que observamos en la imagen. Sus hojas son de acero inoxidable y sus separadores de bronce. 


   Como cualquier otro del rubro, el vendedor me quiso castigar duro por la ex-destartalada Jordan, sólo por la inscripción SOLINGEN de origen.  No sé si pecó de ingenuo pero llegamos a un buen acuerdo ¡y vaya si lo fue! ya que a modo de "yapa" me regaló una RANGER americana (COLONIAL CUTLERY Co.) de tres hojas que, creo, confundió con una china del montón. Lástima que al intentar limpiar la hoja borré casi por completo el grabado. 


      Ahora bien, como las veía muy inmaculadas y con mi china básica me estaba quedando corto fui por una multi de la aldea global, de esas que fabrican nuestros hermanos orientales y que ya en nuestras pampas la comercializan bajo una marca local. En este caso hablo de la BULIT, firma que se dedica a herramientas de trabajo. Esta trae 15 funciones de las cuales la mitad cumplen satisfactoriamente con sus propósitos. Los espesores de la lima de uñas y la lezna son desproporcionados; la tijera es medio pelo al igual que el descorchador.


   He visto cosas chinas de mejor calidad, incluso algunas partidas (sólo algunas) de esas "Q" imitación suiza que abundan en el mercado. No obstante me acompañó unos meses hasta consagrarme con mi mayor anhelo... Mi VICTORINOX modelo Climber.

   Qué más puede decirse sobre esta multipropósito. Realmente, y aunque muchos lo consideren una blasfemia, si les damos el uso que corresponde podemos andar por la vida con muchas marcas alternativas, pero ya todos conocemos cómo, por más que intentamos resistir, terminamos siendo atropellados por el poder mediático de las corporaciones survivaleras. Ciertamente, algo de ese espíritu de resistencia hizo que fuese este modelo de 14 funciones y no otro el que llegara a mis manos. Tuve que elegir entre los modelos que le quedaban al vendedor que me retorcía la testa augurando un incremento sideral de precios para las que entrasen luego de superar los escollos de la importación. Y como no pensaba pagar los morlacos que en otros locales me estaban pidiendo por el mismo modelo, relojié de nuevo la vitrina donde reposaba aquella quimera helvética y sentencié: "Es mía. Me la llevo puesta" (Accumsan habitualem expressio).


   En estas últimas semanas, se me presentaron dos gangas que no pude dejar escapar. La primera de ellas fue la incorporación de una WENGER a la familia. Recorriendo esas ferias del Cuarto Mundo que proliferan en nuestro Conurbano bonaerense, me hice de una de ellas por una suma irrisoria. Un modelo clásico de 12 funciones que a pesar de algunas cicatrices que denotan su condición de usada, es una belleza. 


   A diferencia de la Vic anterior, esta viene con hoja de sierra pero sin tijera, sin gancho y sin hoja chica. Decidí regalársela a mi hijo, para que vaya descontando de la herencia, jaja.

   Finalmente, revolviendo cajones de cirujas, hallé una joyita que no me esperaba. Un CAMILLUS sesentón de aquellos que visitaron Vietnam con las distintas fuerzas militares de nuestro Big Brother del norte. Posee 5 funciones: Hoja de corte donde se puede leer el año de fabricación (1965), lezna, abrelatas, destapador y destornillador. Como tuve que armarla (dado que estaban todas las piezas sueltas), terminó  sin el gancho de las originales, pero asombra su robustez y resistencia. Afortunadamente, la conseguí al precio de dos atados de cigarrillos. Así quedó rearmada aunque carece aun de la lubricación y el pulido que se merece.



   Eso es todo amigos. Si alguno puede contribuir con más información sobre los ejemplares mostrados estaré agradecido. Hasta la próxima. 


2 comentarios: