lunes, 28 de enero de 2013

El Marito big frontier knive.

   En las salidas que suelo hacer por los montecitos, campos y pastizales de los alrededores me he decantado por sierras plegables, hachitas y circunstancialmente mi machete Collins. Rara vez saqué de su funda a El Marito, mi machete corto. 

   Ante la carencia de un megacuchillazo en la colección (por supuesto que ni se me ocurrió comprarme uno)  se me ocurrió tomar a El Marito y llevarlo a las dimensiones de un cuchillote montero rústico como los llamativos frontiers knives. 

   Simplemente rectifiqué la curvatura del lomo, llevé los biseles a dos centímetros de ancho y calibré el filo que estaba bastante desparejo. El desbaste lo hice pacientemente con amoladora con flap de grano grueso y litros de agua para no afectar el temple. Lima y lijas para el final. A su funda de suela la ornamenté con un simple burilado geométrico para darle ese toque indiano que quería.  



No hay comentarios.:

Publicar un comentario