martes, 9 de octubre de 2012

Scandi para un amigazo

   Gran desafío implicó el que mi amigo Pablo González ( ver blog Aprendíz de herrero) viniera a darme una hoja de los famosos scandis Lauri para que fuese yo quien la encabara. Sinceramente me sentí como ante un examen  y espero haber aprobado, o por lo menos no quedar mal, jaja.

   Después de paliar mi escasez de materia prima, opté por tres piezas de madera (quebracho, viraró y lapacho) y arandelas de suela. La guarda y el pomo son de latón que el mismo Pablo me revoleó al paso cuando viajaba de vuelta a casa.
   Pero por si la cosa salía medio frustrada, decidí hacerle una vaina acorde (ahí sí me desenvuelvo mejor), así que la pareja terminó así:



   Hoy las fotos no salieron con vida; mi celular va para atrás. Ya le pondré pilas a mi cámara. Bueno Pablo, espero tu veredicto final.  

5 comentarios:

  1. Gracias amigo! Es Precioso! Lauri seguro lo ve y se pone contento! Un abrazo y ya nos vamos a encontrar asi te lo agradezco personalmente... Buena vida!

    ResponderEliminar
  2. si pablito se queja sacaselo y me lo das a mi. jeje
    te quedo de fabula dario. ademas de rustico tiene un aspecto delicado, bonito, genial. veo que estas muy bien encaminado, en cualquier momento posteas desde gesell, villa giardino o el bolson, jeje (digo por lo de artesano)
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier lugar BN pero lejos de la supuesta civilización y de la amenaza wachizombie. Gracias por tus apreciaciones, me siguen motivando para seguir. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Tuve la suerte de tener ese trabajo de Darío en mis manos y la verdad que la mejor foto no hace justicia para dar una cabal idea de la exquisitez con que fue encabado. Y mas meritorio aún es al comprobar con mis propios ojos la escasez de herramientas de las que no se si decir, adolece nuestro artesano amigo.
    No tiene siquiera una morsa y ha atado el cuchillo para poder trabajarlo. Creo que el mejor regalo que podemos hacerle a Darío son herramientas. El día que tenga una amolladora de banco y una morsa nos deja a todos para vivir de esto; su terapia pasatiempo. Se aceptan donaciones de mechas de acero rápido, limas y todo lo que tenga que ver con nuestra afición. Yo como no tenía mas mechas ni morsa, le dejé trabajo. Je!!Je!! No hace falta que diga que si el cabo de mi cuchillo tiene una décima parte del trabajo que usó en el de Pablo, estaré enteramente satisfecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con ese discurso salimos a mendigar y nos llenamos de guita!!!! jajajaja. Se hace lo que se puede y quizás, más allá de la falta de herramientas, es bueno tener la experiencia de hacer algo casi completamente a mano, aunque no es para hacerlo todos los días, claro. Por eso lo de las donaciones lo recalcamos, jeje.

      Gracias por pasarte y por tan lindo elogio. Un abrazo.

      Eliminar