lunes, 3 de septiembre de 2012

Escapada al bosque de las ardillas

   Con el adelanto primaveral del domingo decidimos salir de El Páramo y rumbear no muy lejos a un lugar donde la familia se siente a gusto fuera del alcance de las fauces urbanescas. Ese lugar es Jáuregui, un pueblito a escasos kilómetros de Luján donde se respira naturaleza y que esconde un lugar de ensueño para todos aquellos fóbicos de las multitudes. Me refiero al área protegida que costea el río Luján entre Jáuregui y Villa Flandria, el pueblo-industria fundado por Jules Steverlynck. Un bosque perfecto con senderos, mucha vegetación y las simpáticas ardillas que en esta oportunidad no quisieron posar para mi cámara (acepto donación de una cámara con un zoom como la gente pues ardillas habían de sobra pero el alcance de mi cámara da pena).
Puente peatonal sobre el río Lujan que conecta Jáuregui con Villa Flandria.
Mi hijo buscando ardillas en las ramas.

Nos castigamos con un salame y un queso de Merceces.

No, no las busquen, se esccabullían pero nos dejaron ver sus casas. La próxima será.

   Sus moradoras son las ardillas de vientre rojo (Callosciurus erythaeus) que llegaron accidentalmente por estos lares hace casi 30 años. Como no pudimos fotografiar ninguna recurrimos a una clásica de la web que, si conociéramos a su autor, lo citaría con mucho gusto por ahorrarme el entuerto.
     Estas muchachas son el terror de los productores rurales y tienen en vilo a los estudiosos por el impacto ¿ecológico nomás? que generan en caracter de especie invasora. Por lo menos en Buenos Aires han llegado a la categoría de especie terrorista, jaja. Según un mapa de la Universidad de Luján, ya están a unos kilómetros de El Páramo puesto que las han detectado por General Rodríguez. 
¡Pero si es un pobre animalito de dios! diría Minguito.
Probablemente de alguna alimaña del lugar.



El hogar de la hormiga atómica. 1 mt. de diámetro por 70 cm de alto.




   
Mate caliente y hornillo de vagabundo en acción.

   Hay lindos detalles históricos sobre Villa Flandria y unas fotografías hermosas en este link:

http://mispueblosqueridos.blogspot.com.ar/2010/07/villa-flandria.html


   Aquí una nota sobre el impacto de las "amorosas" ardillitas en la región:

http://visionverdexd.blogspot.com.ar/2010/11/ardillas-en-buenos-aires.html



6 comentarios:

  1. hey ekeko, gracias por la data de jauregui y villa flandria, es un toque del caos de ciudad.
    por cierto veo junto al salame el mora?
    saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola BN, un lugar genial, como decís: al toque, con naturaleza e historia y cerca de la fiesta del salame que se hace este fin de semana en Mercedes.
    JAJAJA, el Mora lo estrené con el salame ese pero ya sabes que es un cañon todo terreno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. hola, me gusto mucho el lugar, tenes las coordenadas?, o como llegar?,gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Matías. Hay un link en el post de un blog que tiene toda la data. Es fácil, yendo por la ruta 5 desde Luján en dirección a Mercedes el primer pueblo a la derecha seguis hasta el fondo y te chocás con el área protegida, ya entrando desde donde está el club náutico o desde el otro lado del río por Villa Flandria. Suerte y gracias por la visita.

      Eliminar
  4. Vos sabés Darío que cuando apenas contaba con 12 o 13 años acampé en ese bosque y llegué de noche seguido de cerca por mi jefe de tropa scout. Allí tuve que demostrar que era digno de la insignia de Primera Clase. Era en ese entonces la máxima insignia de nivel técnico. Fue un invierno crudo en el que tuve que vivaquear. Volví a recordar años después de paseo con la motocicleta por allí. Qué bueno que conozcas el lugar. A mi de chico me parecía todo mas grande y mágico allí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan cerca y tan lindo. Lo descubrí en el 97 cuando un compañero del profesorado que había sido dirigente scout y que falleció, lamentablemente, nos llevó a vivaquear y desde entonces también lo consideré como un lugar mágico donde la naturaleza y la historia se juntan para ofrecerte un lugarcito para desenchufarse.

      Eliminar