domingo, 26 de agosto de 2012

Algodón carbonizado aprovechando la choriceada

   Este domingo asomó con buena cara así que decidí correr a la carnicería para buscar unos chorizos. Una vez en casa comencé con el ritual del fuego y pensé ¿por qué no aprovechar el mismo para algo?  ¿Pero qué? No hay sartenes ni ollas que curar, ni fierros que calentar. ¡Sí señor! telas de algodón carbonizado para jugar con el firesteel y el yesquero.

   Patrullando por el fondo de casa capturé un resto de tela de jean con la que oportunamente había hecho micarta y recorté los trocitos que amontoné en una tapa de lata de pintura y que luego cubrí con un disco de amoladora gastado. Y al fuego unos minutos.


      En cuestión de cinco minutos ya estaba listo.


   Cubrí los retazos para ahogar el oxígeno y los dejé enfriar. Listo el pollo!!!


   Obviamente nos comimos los chorizos que ya mi perra los estaba mirando con demasiado cariño.



   Saludos y hasta la próxima.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario