domingo, 26 de agosto de 2012

Algodón carbonizado aprovechando la choriceada

   Este domingo asomó con buena cara así que decidí correr a la carnicería para buscar unos chorizos. Una vez en casa comencé con el ritual del fuego y pensé ¿por qué no aprovechar el mismo para algo?  ¿Pero qué? No hay sartenes ni ollas que curar, ni fierros que calentar. ¡Sí señor! telas de algodón carbonizado para jugar con el firesteel y el yesquero.

   Patrullando por el fondo de casa capturé un resto de tela de jean con la que oportunamente había hecho micarta y recorté los trocitos que amontoné en una tapa de lata de pintura y que luego cubrí con un disco de amoladora gastado. Y al fuego unos minutos.


      En cuestión de cinco minutos ya estaba listo.


   Cubrí los retazos para ahogar el oxígeno y los dejé enfriar. Listo el pollo!!!


   Obviamente nos comimos los chorizos que ya mi perra los estaba mirando con demasiado cariño.



   Saludos y hasta la próxima.

sábado, 25 de agosto de 2012

Probando viejos calentadores de alcohol

   A veces sucede que la garrafa de gas se termina a las once de la noche de un sábado y además recordás que no compraste la de repuesto. Hace bastante frío como para salir a calentar agua para un te con leña así que ... voy a la alacena y chequeo que la botella de alcohol está llena; desempolvo los hornillos de alcohol que yacen como adorno en un mueble, busco mi jarro de acero y a cumplir con el objetivo.



     11:45 PM pongo a calentar el jarro con el hornillo de la derecha (que nunca había usado) y al rato noto una llama limpia y tenue, lo que me hizo suponer que en razón de 5 minutos o más el agua estaría lista.


  
   Los escasos orificios de este calentador impiden una llama más viva y para el que cuente con el don de la paciencia seguramente no habrá drama alguno. Pero se ve que ando medio ansioso y al minuto tres no aguanté más y me fui a lo seguro: el hornillo de la izquierda de la primer imagen.



   Como se puede apreciar, cuenta con más orificios (demasiados para mi gusto) para la entrada de aire lo que lo hace mucho más potente en llama aunque claro, el combustible se consume en menos tiempo. Nótese la diferencia.


   ¿No se nota? ¿Qué tal ahora?


   Si señores, opto por este. Ya lo había usado ocasionalmente a la intemperie pero dado el caso venía bien compararlos y compartirlo con ustedes. Es evidente que con estas pruebas no descubrimos la pólvora pero sí reivindicamos la utilidad de viejos aparatitos que, si no están juntando polvo en algún rincón del hogar, andan engrosando la fila de objetos inertes de las tiendas de artículos usados. Ahhh, sí, el agua estuvo, con el recambio de hornillo mediante, en seis minutos. Y como decía una vieja publicidad: "Me tomo cinco minutos, me tomo un te."

   Hasta la próxima.

viernes, 24 de agosto de 2012

Las hachas de El Páramo

   A pesar de estar con un pie en la urbe y otro en la naturaleza, aquí la leña es indispensable más que para construir refugios, para asegurarse la calefacción. Mi troupe de hachas consistía en una grande y dos de mano. Una de las de mano es un hacha de origen estadounidense (por eso la llamo gringa) que conseguí hace unos diez años en una tienda de artículos usados y pesaba alrededor de 1 kg. ya que traía una cabeza de martillo como se ve en la siguiente foto.


   Después de meditarlo largamente, opté por la funcionalidad y procedí con el criminal acto de decapitarla, seccionando ese martillo que jamás usaba y que, por su parte, se hallaba muy deteriorado. Acto seguido recambié el cabo que también estaba solicitando la jubilación.
   El producto final es a primera vista un poco raro, pero más liviano y conservando la contundencia de antaño. Será cuestión de acostumbrarse pero creo que es más el cargo de conciencia que cualquier otra cosa.


   La más pequeña del grupo es una de tipo español de fabricación nacional de 400 grs. adquirida hace unos meses en otro local de usados. La necesitaba para incorporar al equipo de camping y para arduos trabajos en el hogar dado que, como con el uso de las mazas, es mejor un hacha chica para horas de trabajo que agotarse insanamente con una pieza pesada tratándose de víctimas de poco porte.
   La última de las de mano es una recientemente obtenida también en el mundo de los descartes por apenas $ 40. Aunque desconozco su procedencia y material adoro este tipo de diseño y, si bien es pesadita (no la he pesado pero debe andar en la escala de las de 800 grs.), ataca sin piedad cumpliendo las expectativas. Sólo resta emparejar el ángulo de uno de sus biseles dado que hay un detalle de simetría que trajo de fábrica.






   Y por último, la artillería pesada: una añosa tipo tumba con cabo recto de origen nacional para trabajos mayores. Palabra mayor.




    Ahora nos quedan un par de ajustes. Cuñas para la gringa y la tumba, protección y personalización de cabos, etc. Ah sí, y alguna que otra funda quizás, pero eso para la próxima. Saludos.


lunes, 20 de agosto de 2012

Mi primer tallador de cucharas (My first spoon carving)

     ¡¡¡Cómo ando con el english-gaucho!!! Pero sí señor, a veces andar llorando por ahí tiene sus efectos. Y uno que oyó mi queja fue mi amigo Oso Negro (aprendiz de herrero) que me regaló la hoja de este hermoso tallador para cucharas y cuencos.


     El que no responda a un diseño tan ortodoxo me encantó. Es de una hoja enteriza con temple diferencial a la que le agregué las cachas de una madera para mí desconocida, semidura, parecida al lapacho y unos remaches de aluminio que es lo que tenía a mano de ese diámetro.

    Y pasando por pulidos y afilados, la primer obra conjunta González & Páramo ha quedado así:




    Grande Pablo!!! Le voy a dar caña y si va, a producirlos en serie.  

domingo, 12 de agosto de 2012

Inspiración nórdica

   Hola amigos. El fin de semana lluvioso nos obligó a buscar un pasatiempo con la caja de herramientas a cuestas y en mi caso opté por agarrar el sobrante de la hoja con la que nació el Walden y, en esta oportunidad, le dí forma a un pequeño puukko con empuñadura de viraró,  guarda y cabo de bronce de manillar de puerta y moneda, respectivamente, y separadores de PVC.

   Y como el pobre andaba desnudo le hice una de esas fundas tradicionales tratando de emularla lo mejor que pude dado que no encontré plantilla para la misma. Y la verdad que salió bastante bien.

    Espero que les guste. Saludos.







jueves, 9 de agosto de 2012

1000 visitas y vamos por más!!!

Si señores. 1000 visitas en dos meses!!! No sé si es mucho o poco pero, circunstanciales o no, a mi me reconfortan y estimulan para seguir compartiendo ideas y proyectos.

1000 gracias a todos. Nos vemos pronto.


Cualquier parecido con el autor del blog es pura coincidencia.