martes, 3 de julio de 2012

Redoblante stave de anchico

   Buenas y santas!!!! En esta ocasión vengo a mostrarles una obra destinada a otra de mis actividades predilectas, la música. Hace ya veinte años que la batería se convirtió en otra de mis terapias y me considero un aforunado por poder desenvolverme a lo largo de estos años, y a pesar de los avatares de la vida, en un gran número de bandas del submundo alternativo. Pero el mercado no perdona a nadie y siendo este un tiempo bastante complicado para renovar alguna pieza del conjunto decidí hacerla por mi cuenta.
  
   El caso era desplazar el tambor metálico original de mi bata por uno de madera y las alternativas eran: madera laminada o tipo stave. Por alguna razón me jugué por este último así que aproveché una tabla de anchico que andaba por casa y a cortar y angular tablitas a mano durante todo enero. Luego vino el encolado y prensado utilizando para esto último tres torniquetes de alambre. Acto seguido, dos semanas de lijado con flaps y a mano y luego el pulido y lustrado con aceite de lino.  

   Los herrajes fueron los que más dolieron pero, por si las moscas, con lo único de marca que me jugué fue con la bordona (Gibraltar), usando parches batidor y resonante Encore y torres y aros genéricos para poder testearlo primero y luego decidir el recambio por piezas de mejor calidad.

   Lamentablemente, la banda tuvo la desgracia de ser víctima de los amigos de lo ajeno y nos quedamos sin muchos de los instrumentos principales. A ello se sumó el proyecto de erigir un nuevo lugar para ensayar, lo que se retardó luego del robo. Por tal razón aun no hemos podido probarlo en el contexto de la banda, en un ambiente acustizado como corresponde, pero el bicho tira como la gran siete. Así que cuando entre en acción, lo maquillo y se los presento en vivo.

Tambor de 14" de ocho torres.

Vista del interior. La pared quedó con un espesor de 3/4".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario