domingo, 1 de julio de 2012

Filosofía de vida II

   Una vez tuve un gorrión posado en mi hombro por un momento mientras yo estaba cavando en un jardín del campo, y sentí que era más distinguido por ese suceso de lo que hubiera sido por cualquier charretera que hubiera podido llevar.

Henry David Thoreau




No hay comentarios.:

Publicar un comentario