domingo, 24 de junio de 2012

Navaja a fricción chino-argentina

Para comenzar con las historias de los chirimbolos de El Páramo les cuento que encontrándome un domingo al cuete y sin un mango decidí buscar ese momento de soledad indispensable para que tu mujer no comience a rogar que el fin de semana llegue a su fin para no tener que soportar más mi pulular por la casa destilando ansiedad creativa. Así que buscando cachivaches en los cajones hallé una destartalada navaja china cuya hoja pedía a gritos ser reciclada.

En el fondo me quedaba aun un poco de madera dura de la cual corté el cachito correspondiente y me senté con un reconfortante café a pensar en la futura navaja. Tal es así que luego del crash-chin-pum-pam del proceso emergió esta bonita navaja personalizada que espero sea de su agrado.


Apertura a fricción





2 comentarios:

  1. Después de todo lo que vi de tus trabajos, no hay duda de que debes querer mucho cada pieza de tu equipo. Realmente una maravilla lo original de esa navaja. Tenemos que ir por mas, forjarnos una hoja pequeña de buen acero y hacer algo parecido sin la intervención de estos chinos que quieren llevarse parte del crédito.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá. Ya se lo estoy mangueando porque me encariñé con la navajilla.

    ResponderEliminar