lunes, 25 de junio de 2012

De la cocina al quincho. Primer encabado combinado

   Nada se pierde (o se tira), todo se transforma. Después de mucho insistir, logré que uno de mis alumnos se jugara con un trozo de asta de ciervo que, junto a un recorte de guampa que tenía por ahí, unas monedas y un monedero viejos con el que hice los separadores y arandelas me puse a terminar un postergado proyecto de restauración del cuchillo que mis viejos usaron en su cocina allá por los 80´s. A la hoja la recorté cuidadosamente al estilo criollo y le dejé una espiga con lo que quedaba de hoja en la parte posterior. El cabo lo rematé con un espárrago y tuerca de bronce y la verdad que por ser el primer intento no me desagradó para nada.



   Agradecimientos a Nicolás Sirtautas por la donación.


1 comentario:

  1. Te ha quedado hermoso ese cabo. Me pregunto ¿Qué habrás usado para pegar?,¿Usaste una prensa o solo la rosca de la espiga?

    ResponderEliminar