viernes, 29 de junio de 2012

Filosofía de vida

Creo que podría transformarme y vivir con los animales.
¡Son tan tranquilos y mesurados!
Me complace observarlos largamente.
No se afanan ni se quejan de su suerte.
No se despiertan en la noche con el remordimiento de sus culpas.
No me aburren discutiendo sus deberes para con Dios.
Ninguno está descontento, a ninguno le enloquece la manía de poseer cosas.
Ninguno venera a los otros, ni a su especie, que cuenta con miles de años de existencia.
Ninguno es respetable ni desgraciado en toda la ancha tierra.

Walt Whitman


martes, 26 de junio de 2012

Portalinterna casero

   Todavía me quedaban retazos de cuero de la cartera negra que les comenté y ante la necesidad de un portalinterna me tiré a la pileta y dale que va. En algún blog ví un modelo similar que se adaptaba a los sobrantes con los que contaba y ahora seeeeeee!!!! Y lo más asombroso aun es que el cuero me alcanzó para otra funda de cuchillo!!!!!! pero esa se las muestro después de que Vikingo me ponga el broche con su máquina. Ya se tornó una misión primaria el conseguirme una y tirar esas manuales de las que no consigo matrices, pues como se ve en este caso, podría coser menos y abrochar más alternando los detalles.

   Auf wiedersehen.





Araña rústica

Saliendo un poco de la temática de los filos, vengo a mostrarles la que fue mi primer labor artesana destinada a la casa. El precio de las arañas del mercado eran saladas para mi bolsillo en aquella oportunidad así que el deseo se plasmó con la ayuda de estas manos con la siguiente lista de materiales.

  • Un recorte de tirante de pino y un recorte de machimbre de 1/2"
  • Un portatulipa y tulipa en desuso con portalámpara
  • 30 cm de caño roscado de esos que usamos para portalámparas y veladores y sus tuercas
  • 40 cm de cable negro forrado
  • 10 cm de varilla de hierro del 4
  • 13 cm de cadena (era lo que necesitaba) 
  • 2 flores de lis de fundición compradas en casa de herrajes
  • Pegamento
  • 4 tornillos para madera
  • 2 grampas de esas que se usan en los paravientos 
  • Esmalte sintético negro
  • Barniz marino
Con solo observarlo podrán advertir cuál fue el destino de cada uno de los materiales mencionados. Hoy alumbra mi cocina dando al ranchito el invalorable sello del trabajo autogestionado.




lunes, 25 de junio de 2012

El Marito. Machete made in El Páramo

Y le llegó el turno a un machete. El pobre Collins pide vacaciones así que a lo Frankenstein me puse a buscar la materia prima. Como aún carezco de fragua, visité a un compra-venta amigo de la zona de Ituzaingó y oh, casualidad, un tornero le había dejado un proyecto de cuchillaco hecho con hoja de elástico estirada en forja de la cual no me quedó registro fotográfico. Llegó a casa y me aboqué a la faena. Diseño, corte, limado, pulido y pim pam pum... nació el Marito, en honor al viejo (QEPD).

Le dejé un estilo rústico con ciertos aires de kukri. Las cachas son de viraró con remaches de bronce de llaves viejas. 39 cm de largo total y 26 de hoja. 3 mm de espesor.



Qué tal doña. ¿No me dice la hora?


De la pizzería al monte. Reciclaje de cuchillo con su vaina

   Entre mate y mate en lo de la vieja, confisqué de la cocina un cuchillo de acero inoxidable que otrora se había desempeñado como pizzero en su lugar de origen, México. Allí nació en la fábrica de la Dallas Cutlery pero ahora yacía inactivo en los cajones de la vitrina materna. Así que, mangazo mediante, se fue pal rancho a ver qué podíamos hacer.

   Lo primero fue dibujar sobre su hoja un diseño con aires bushcraftianos (en espaninglish) y cortar procurando no destemplar.


   Luego, lima y más lima hasta darle el filo deseado. Pulido (lo que se pudo ya que estaba muy rayado) y aggiornado final con un tirador con detalle de asta. Aceite de lino a las cachas y lustrado. 


Ahora procedí con su funda. Conseguí un trozo de suela, ya que en el país de las vacas ajenas escasea el cuero y preparé el modelo.


   Luego del cosido, el teñido y la lustrada, le agregué una muslera y un pasacinto de cuero y quedó así:




   Será hasta la próxima.




Funditas con un viejo monedero hippie

   De alguna manera había entre mis cachivaches un viejo monedero hippie que luego de su desguase me sirvió para hacer un par de funditas; las primeras, por cierto, que intenté con cuero.
La primera fue destinada a un cuchillito Columbia para calzar del lado izquierdo.





   La segunda llevó doble proceso dado que iba destinada a un cortaplumas J. W. Jordan que estaba sin cachas. Para hacerla completa le hice unas de aluminio y luego su fundita que, como se observa, aun le falta la traba de la solapa (se acepta donación de abrochadora correspondiente).

De la cocina al quincho. Primer encabado combinado

   Nada se pierde (o se tira), todo se transforma. Después de mucho insistir, logré que uno de mis alumnos se jugara con un trozo de asta de ciervo que, junto a un recorte de guampa que tenía por ahí, unas monedas y un monedero viejos con el que hice los separadores y arandelas me puse a terminar un postergado proyecto de restauración del cuchillo que mis viejos usaron en su cocina allá por los 80´s. A la hoja la recorté cuidadosamente al estilo criollo y le dejé una espiga con lo que quedaba de hoja en la parte posterior. El cabo lo rematé con un espárrago y tuerca de bronce y la verdad que por ser el primer intento no me desagradó para nada.



   Agradecimientos a Nicolás Sirtautas por la donación.


domingo, 24 de junio de 2012

Navaja a fricción chino-argentina

Para comenzar con las historias de los chirimbolos de El Páramo les cuento que encontrándome un domingo al cuete y sin un mango decidí buscar ese momento de soledad indispensable para que tu mujer no comience a rogar que el fin de semana llegue a su fin para no tener que soportar más mi pulular por la casa destilando ansiedad creativa. Así que buscando cachivaches en los cajones hallé una destartalada navaja china cuya hoja pedía a gritos ser reciclada.

En el fondo me quedaba aun un poco de madera dura de la cual corté el cachito correspondiente y me senté con un reconfortante café a pensar en la futura navaja. Tal es así que luego del crash-chin-pum-pam del proceso emergió esta bonita navaja personalizada que espero sea de su agrado.


Apertura a fricción





Bienvenidos a mi blog

   Bienvenidos. He reflotado este viejo blog para poder compartir las actividades que me propongo como una forma de fomentar aquellos conocimientos que heredamos de nuestros ancestros y los aportes de compañeros que comparten esta cualidad de darnos maña en un mundo en donde todo está cada vez más al alcance de la mano. No profeso ninguna doctrina antitecnocrática aunque sí me motiva el encontrar vías de escape para esta sociedad ultraconsumidora. Para que esto sucediera tuve que iniciar un proceso de liberación que consistió en venir a vivir al borde de la civilización, un voluntario ostracismo que comienza cada día después de la rutina que permite mi subsistencia material.
   Ideas propias o ajenas que valoro sobre artesanías, prácticas outdoor, bushcraft, superivencia, senderismo y otros etcéteras darán forma al contenido del blog. Espero que lo disfruten y agradezco desde ya sus colaboraciones y críticas. Saludos, Ekekokiller.